Datos personales

Mi foto

Bienvenid@s a mi blog. La fotografía, es capaz de despertar nuestras emociones mas profundas a la vez de hacernos volar en nuestra imaginación a través de ella y por ello, quiero compartir con todos ustedes mis emociones, mis vuelos e imaginación publicando una pequeña parte de mi trabajo. A partir de éste momento, os propongo soñar con los ojos abiertos. Pero antes comenzar a ver las imágenes, es imprescindible que aprendan a visualizar una fotografía. Para ello, necesito que borren en éste mismo instante, cualquier pensamiento negativo o preocupación que haya en sus mentes. Es imprescindible que desconecten todo vínculo con el exterior y que tan sólo se centren en las imágenes como si fuesen ustedes parte interior de las mismas. Siéntanse como si estuviesen dentro de ellas y piensen que están mirando a través de una ventana abierta donde si quisieran, irían hasta la puerta para atravesar la pared que les separa del paisaje....¿Qué les parece?...¡Vamos allá!

AVISO IMPORTANTE:

Todas las imágenes expuestas en éste blog, están legalmente protegidas por la actual LOPD, por lo que la copia o uso de cualquiera de las imágenes expuestas sin la autorización del autor, NO ESTÁ PERMITIDA.

Seguidores

martes, 28 de diciembre de 2010

"....de aceite y vinagre."


Cualquiera de nosotros que ronde o supere los 40 años, viajará a la niñez recordando aquellas tiendas de “aceite y vinagre” donde a “regañadientes”, íbamos a los recados de nuestros padres. Cien gramos de” jamón cosido”, una bolsa de “biscocho”, un paquete de mantequilla, una botella de “Clipper” de naranja, cinco panes, dos “chorisos de Teror” y….”dile que me lo apunte”…
¿Quién no lo recuerda?....Nada más entrar, te embargaba un olor a “tollos secos” procedente de una lata abierta para su venta justo encima de aquel mostrador de cristal que no tenía sana una esquina, y se mezclaba con los vapores que emanaba aquel saco de “papas del país” y la pulverización reciente del “ZZ” para espantar las moscas sin apenas rebajar….muy autóctono.
Aquellas tiendas, tenían de todo; algo parecido a lo que hoy conocemos un 24 horas, y si me apuran, también lo eran ya que en más de una ocasión llegué a tocar en la puerta cerrada de la casa para, mediante  la petición de favor, te vendieran pan, agua o leche.
“Alpargatas” de lona con suela de neumático gastado, pero aún con dibujo y…afortunadamente, ya que cuando tenían las “gomas lisas” eran tan peligrosas en la plaza mojada de la lluvia como un camión en el barro. Y no eran baratas, como tampoco lo era el petróleo a granel para los “quinqueles” y no hablemos de las pilas para la radio del abuelo.
La habilidad técnica desarrollada por aquellos propietarios de las tiendas de “aceite y vinagre”, llegaba incluso hasta la complejidad de desmontar la parte inferior de las básculas y, alicates en mano, estirar los muelles de los contrapesos para reducir la resistencia y “kilito más o kilito menos” hacer algo más de ganancia en la venta…ya me entienden. Y no hablemos de las “reuniones culturales” donde las “marujas” no dejaban títere con cabeza…
Pero aún así, les debemos mucho ya que, si no hubiese sido por aquellos “créditos” sin fecha, muchas familias hubiesen pasado verdadera necesidad y hambre.

 27°51'13.51"N  15°24'2.97"O 

5 comentarios:

  1. Estupenda fotografía, Antonio!!!...llena de detalles y con un procesado que los hace destacar...el lugar es entrañable y nos trae muchos recuerdos...gracias por compartirla y enhorabuena!!!

    Un abrazo!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio cuanto tiempo, y cuantos recuerdos se encierran en esta imagen, y que bien narrado, aquellas tiras de cartón donde se sacaban las cuentas y cierto lo de apúntalo en la libreta, cuanto han cambiado las cosas, el procesado cada vez más atractivo saluditos!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos. Carmen; esta imagen es del mismo restaurante que la bicicleta. ;)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario eme. Me honra tu presencia; se bienvenida.

    ResponderEliminar