Datos personales

Mi foto

Bienvenid@s a mi blog. La fotografía, es capaz de despertar nuestras emociones mas profundas a la vez de hacernos volar en nuestra imaginación a través de ella y por ello, quiero compartir con todos ustedes mis emociones, mis vuelos e imaginación publicando una pequeña parte de mi trabajo. A partir de éste momento, os propongo soñar con los ojos abiertos. Pero antes comenzar a ver las imágenes, es imprescindible que aprendan a visualizar una fotografía. Para ello, necesito que borren en éste mismo instante, cualquier pensamiento negativo o preocupación que haya en sus mentes. Es imprescindible que desconecten todo vínculo con el exterior y que tan sólo se centren en las imágenes como si fuesen ustedes parte interior de las mismas. Siéntanse como si estuviesen dentro de ellas y piensen que están mirando a través de una ventana abierta donde si quisieran, irían hasta la puerta para atravesar la pared que les separa del paisaje....¿Qué les parece?...¡Vamos allá!

AVISO IMPORTANTE:

Todas las imágenes expuestas en éste blog, están legalmente protegidas por la actual LOPD, por lo que la copia o uso de cualquiera de las imágenes expuestas sin la autorización del autor, NO ESTÁ PERMITIDA.

Seguidores

martes, 22 de noviembre de 2016

Proyecto "El pasado y...el presente". Nº 68. Caldera de Bandama.

Imagen nº 174 propiedad de LA FEDAC/CABILDO DE GRAN CANARIA. Realizada en el año 1893 por el fotógrafo Carl Norman.

Imagen nº 174 propiedad de LA FEDAC/CABILDO DE GRAN CANARIA. Realizada en el año 1893 por el fotógrafo Carl Norman.


Y ésta otra es de Noviembre de 2016...123 años después.

Esta imagen, contiene COPYRIGHT. El autor, NO AUTORIZA ni la copia ni la descarga de la misma EXCEPTO que se cite al autor.



123 años, separan éstas imágenes.

Aquí, nos trasladamos a un lugar muy emblemático de Gran Canaria; La Caldera de Bandama. Se trata de un entorno natural cuyo origen geológico viene heredado por el inicio volcánico del Pico de Bandama. Tiene una extensión interior de mil metros de diámetro aproximadamente.

Descender a la Caldera, supone retroceder unos 80 años atrás pues, en su interior, actualmente hay dos construcciones de las que una de ellas es de principios del siglo XX que supongo abandonada desde finales del siglo pasado ya que, en una de sus paredes, encontré un almanaque de la firma comercial Pepsi-Cola con fecha de 1976…curiosas imágenes que plasman la cronología de un lugar…

Ahora bien, lo que mas llama la atención de éste lugar, es sin duda el origen de su nombre pues, estamos ante uno de los típicos topónimos heredados a causa de nuestro habla en nuestra geografía, me explico; Un comerciante holandés llamado Daniel Van Damme, se afincó en las inmediaciones del lugar en el siglo XVII tomando como base comercial, plantaciones de vino en el fondo del cráter de la Caldera. Además de las plantaciones de vino, éste holandés creó negocios con plantaciones de azúcar en lo que entonces se conocía como “Los Ingenios”. Daniel Van Damme…”Bandama”…como cariñosamente tradujeron nuestros antepasados isleños con este habla que nos caracteriza.

Invito al lector a visitar el fondo del cráter pues, le sorprenderá ver como la especie animal autóctona como es el Lagarto Canario, no huye despavorido al ver al humano ya que, dicho sea de paso, no es precisamente un lugar muy visitado por domingueros. Y afortunadamente porque, créame el lector que bajar de una tirada, bajan hasta la piedras pero subirla igualmente…hay que meter el “motor de gofio”, amigo. Mis piernas atestiguan perfectamente lo que digo y no soy una persona de comportamiento sedentario.


Pero a pesar de ello, insisto; compren un bocadillo de chorizo de Teror con queso duro de Guía, una lata de Clipper de fresa, pónganlo en una “mochilita” y bajen, bajen, siéntanse a la sombra del eucalipto de mas de 20 metros de alto que hay en el fondo y disfruten de esta gastronomía…no se arrepentirán de ver esa naturaleza tan maravillosa. Pero descansen un buen rato; la subida no la olvidarán en la vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada